viernes, 29 de abril de 2011

Pero, ¿qué es la resurrección de Jesús? (I)

Normalmente, cuando llega la fiesta anual, fiesta de las fiestas, la santa Pascua, apenas se explica bien qué es la Resurrección gloriosa que celebramos.


Como resulta difícil explicar la "resurrección según la carne", se adopta el lenguaje modernista (secularizado, alegórico) y se dicen expresiones equívocas, erróneas; 

  1. una de ellas es que "resucita Jesús en los corazones": una clara mentira, porque Jesús no es un sentimiento que resucite en los corazones, de modo subjetivo, sino una verdad ocurrida en la historia, un hecho, que los corazones reconocen. No, no resucita en los corazones, resucita de verdad, Él mismo, en la verdad de su carne. 
  2. Otra de las mentiras habituales es que resucita el ideal de Jesús (el Reino, la paz, la solidaridad), con lo que se reduce a Jesús a mero mensaje ético-social que se ha despertado en los apóstoles y la Iglesia naciente. Cristo mismo es una excusa y daría igual si siguiera muerto porque lo importante es "su causa revolucionaria".
  3. Otros lo enfocan erróneamente diciendo que Jesús ha resucitado, es decir, "ha resucitado su espíritu". Pero, ¿acaso alguna vez muere el alma, muere el espíritu? ¡Si son inmortales por definición! Por eso los relatos evangélicos le dan tanta importancia a que la tumba estaba vacía y al verla (y viendo las vendas y el sudario enrrollados en un sitio aparte) comprendieron que Jesús estaba vivo, que aquel cuerpo había vuelto a la vida, y lo hallaron glorioso cuando se les apareció, se les dejó ver.
El segundo volumen de Ratzinger, "Jesús de Nazaret" presenta con un lenguaje asequible la verdad de esta resurrección. Necesitamos asimilarlo, porque se juega la verdad de nuestra fe, de nuestra redención y de nuestro futuro. ¡Tengamos conceptos claros!

"Los testimonios del Nuevo testamento no dejan duda de que en la "resurrección del Hijo del hombre" ha ocurrido algo completamente diferente. La resurrección de Jesús ha consistido en un romper las cadenas para ir hacia un tipo de vida totalmente nuevo, a una vida que ya no está sujeta a la ley del devenir y de la muerte, sino que está más allá de eso; una vida que ha inaugurado una nueva dimensión de ser hombre. por eso, la resurrección de Jesús no es un acontecimiento aislado que podríamos pasar por altoy que pertenecería únicamente al pasado, sino que es una especie de "mutación decisiva" (por usar analógicamente esta palabra, aunque sea equívoca), un salto cualitativo. En la resurrección de Jesús se ha alcanzado una nueva posibilidad de ser hombre, una posibilidad que interesa a todos y que abre un futuro, un tipo nuevo de futuro para la humanidad...


Desde aquí puede entenderse la peculiaridad del testimonio neotestamentario. Jesús no ha vuelto a una vida humana normal de este mundo, como Lázaro y los otros muertos que Jesús resucitó. Él ha entrado en una vida distinta,nueva; en la inmensidad de Dios y, desde allí, Él se manifiesta a los suyos.

Esto era algo totalmente inesperado también para los discípulos, ante lo cual necesitaron un cierto tiempo para orientarse. Es cierto que la fe judía conocía la resurrección de los muertos al final de los tiempos. La vida nueva estaba unida al comienzo de un mundo nuevo y, en esta perspectiva, resultaba también comprensible: si hay un mundo nuevo, entonces existe en él un modo de vida nuevo. Pero la resurrección a una condición definitiva y diferente, en pleno mundo viejo, que todavía sigue existiendo, era algo no previsto y, por tanto, tampoco inteligible al inicio. Por eso, la promesa de la resurrección resultaba incomprensible para los discípulos en un primer momento.

...

Pero esto significa que, para los discípulos, la resurrección era tan real como la cruz. Presupone que se rindieron simplemente ante la realidad; que, después de tanto titubeo y asombro inicial, ya no podían oponerse a la realidad: es realmente Él; vive y nos ha hablado, ha permitido que le toquemos, aun cuando ya no pertenece al mundo de lo que normalmente es tangible.

La paradoja es indescriptible: por un lado, Él era completamente diferente, no un cadáver reanimado, sino alguien que vivía desde Dios de un modo nuevo y para siempre; y, al mismo tiempo, precisamente Él, aun sin pertenecer ya a nuestro mundo, estaba presente de manera real, en su plena identidad. Se trataba de algo absolutamente sin igual, único, que iba más allá de los horizontes usuales de la experiencia y que, sin embargo, seguía siendo del todo incontestable para los discípulos. Así se explica la peculiaridad de los testimonios de la resurrección: hablan de algo paradójico, algo que supera toda experiencia y que, sin embargo, está presente de manera absolutamente real.

...

Esta inversión de las proporciones es uno de los misterios de Dios. A fin de cuentas, lo grande, lo poderoso, es lo pequeño. Y la semilla pequeña es lo verdaderamente grande. Así es como la resurrección ha entrado en el mundo: sólo a través de algunas apariciones misteriosas a unos elegidos. Y, sin embargo, fue el comienzo realmente nuevo; aquello que, en secreto, todo estaba esperando. Y para los pocos testigos -precisamente porque ellos mismos no lograban hacerse una idea- era un acontecimiento tan impresionante y real, y se manfiestba con tanta fuerza ante ellos, que desvanecía cualquier duda, llevándolos al fin, con un valor absolutamente nuevo, a presentarse ante el mundo para dar testimonio: Cristo ha resucitado verdaderamente" (pp. 284-289).

Resucitó. Verdaderamente, ha resucitado el Señor.

¡Aleluya!

12 comentarios:

  1. Si no hubiera Resucitado estaría en una Clinica con la cabeza ida...si, ida. Sufrí un brote psicótico ....y después de un año escaso...me dieron de alta......me decia el médico: Poca gente sale de esto.....y yo sé que Jesus Resucitado me rescató de ese "infierno"...donde mi voluntad era nula, y mis sentimientos carecian de vida....Ha resucitado, verdaderamente y la Esperanza se hizo conmigo...Aleluya. Qu entradas mas estupendas...

    ResponderEliminar
  2. Así se explica la peculiaridad de los testimonios de la resurrección: hablan de algo paradójico, algo que supera toda experiencia y que, sin embargo, está presente de manera absolutamente real.
    Jesucristo está resucitado HOY en su Iglesia y sigue saliendo al encuentro de los hombres, como lo hizo con sus discípulos. Esta experiencia de encuentro con el Señor es REAL y soy testigo de ella. Él está vivo y quiere darnos su vida, la Vida Eterna, una vida que no se acaba, porque la muerte ha sido vencida y la muerte física es sólo un paso.
    "Ved que Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" dice el Señor.
    Feliz día a todos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días don Javier. Cuantas veces termino con la guinda en el Credo y tanfresco, que bien viene meditar hoy lo que es y lo que no es la resurrección de Jesús.Gracias ya estoy deseando devorar la II parte,un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. YO CREO EN LA RESURRECION DE LA CARNE DE JESUS, LO HE VIVIDO EN MI PROPIA PERSONA. AL VER EL COMENTARIO DE GOSSPI ME HE CONMOVIDO. A MI ME PASO IGUAL, MI SIQUIATRA NO DABA CREDITO A MI MEJORIA INSTANTANEA DE UN DIA PARA OTRO. HACE DOS AÑOS, YO NO ERA PERSONA, VIVIA PORQUE RESPIRABA, PERO ERA UNA MUJER SEDADA QUE NO SENTIA NADA. PERO YO SABIA LO QUE HABIA PASADO. CUANDO EN LA PASCUA DE LOS ENFERMOS ME IMPUSIERON LAS MANOS, SENTI QUE MEJORABA DE INMEDIATO Y NO VOLVI A TENER BROTES SICOTICOS. YO SE LO MAL QUE ESTABA Y SE LO QUE JESUCRISTO HIZO EN MI. SE QUE VERDADERAMENTE RESUCITO DE ENTRE LOS MUERTOS. ESO ME HACE VIVIR SIN MIEDO A LA MUERTE Y LA ENFERMEDAD QUE ME AQUEJA.
    JAVIER SU ENTRADA ES UNA BENDICION, BIEN EXPLICADA, SENCILLA, CAPAZ DE LLEGAR Y SER COMPRENDIDA. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  6. Es que el Señor nos da la vida con su resurrección para que podamos alcanzar la Vida en la Vida Eterna. Ya no moriremos, ni habrá enfermedades, ni de cuerpo ni de alma. ¡Bendito Él, que dió su vida para que nosotros pudiésemos vivir eternamente!

    Gracias D. Javier por estas preciosas catequesis.

    Feliz día para todos

    ResponderEliminar
  7. Si verdaderamente ha Resucitado el Señor; Cristo VIVE, triste sería nuestro caminar en esta vida si esta verdad no la creyésemos.

    Gracias D. Javier por su profundas reflexiones que cada día nos tramite en esta Parroquia (y también en la suya de "su pueblo") cuando conocemos el significado de las cosas nuestra fe se va elevando.

    Qué importatnte es esta labor PASTORAL que está haciendo, aunque como en todo haya quien no la entienda o la considere de poca importancia por que su párroco no lo hace.

    Feliz descanso a todos, esperando cvon gozo la 2ª parte.

    ResponderEliminar
  8. AVISO o mejor, INVITACIÓN:

    Miserere, en su blog eclesiastic.blogspot.com ha presentado muy claramente lo que es un blog. A mí me ha encantado y probablemente hagamos una catequesis a partir de él.

    Pero acercaos y leedla.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por el artículo (como por todos los tuyos). Sobre este tema no podrías haberlo hecho mejor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. El misterio de Dios parece más cercano cuando lo miramos de noche.

    La imversión de proporciones es maravillosa. El lugar donde se almacena más energía por unidad de volumen es el átomo. Átomo que es reflejo de las galaxias y de nosotros mismos.

    Dios inabarcable se hace finito por amor a nosotros. Es como si mirásemos de perfil una línea infinita. Veríamos un simple punto.

    Cristo ha resucitado y eso abre el orden cósmico para que nos demos cuenta que hay más detrás de las apariencias y las limitaciones.

    Que Dios les bendiga :)

    pd. Gracias por la referencia al blog. Es una alegría ayudar en todo lo que pueda. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  11. Preciosos testimonios. Porque el Señor está vivo su vida se nos comunica.

    Podemos hablar, de manera metafórica, de resurrección en nuestra vida por situaciones extremas, pero no olvidemos ni confundamos términos: la Resurrección es al final de los tiempos y afecta, no a nuestra alma, sino a nuestro cuerpo, a nuestra carne. Propiamente hablando sólo Cristo ha resucitado y ha hecho partícipe a María Santísima por su Asunción.

    Todos los demás esperamos la resurrección del último día, al final de los tiempos.

    ResponderEliminar
  12. Catequista:

    En esta "parroquia virtual" y en mi parroquia "real", intento hacer lo mismo, el mismo tono, el mismo estilo.

    Formar es difícil, requiere esfuerzo, dedicación y la paciencia para que madure. ¡En eso estamos!

    Miserere:

    Algo parecido, en lenguaje "físico" explicó Benedicto XVI en una Vigilia pascual (no recuerdo el año). Es preciosa la perspectiva que nos abre.

    A mí no me tiene que agradecer nada. Remito a su blog porque está muy bien hecho y creo que para conocer qué es Internet, sus valores, límites, posibilidades, es un instrumento muy válido, católicamente hablando.

    Repito la invitación a todos: leed el post sobre "blogs e Iglesia" en eclesiastic.blogspot.com


    Álvaro:

    Gracias por tus palabras. Este blog -bien lo estás viendo- es formación católica y acompañamiento cristiano, como una comunidad católica. Espero que las catequesis siempre sean acertadas e instructivas.

    ResponderEliminar