martes, 26 de abril de 2011

En el huerto, en el jardín... encontramos a Cristo

Desde la mañanita, bien temprano, después de rezar la Liturgia de las Horas y salir para celebrar la Misa, llevo cantando todo el tiempo un canto que más de una vez habrá entonado nuestra amiga "Desde Sevilla". "Señor, si te lo has llevado tú, dime dónde lo has puesto y yo me lo llevaré. -María. -Rabboni..."

(Me acaban de dar el enlace al canto; por favor, oídlo: http://parroquiasanjeronimo.net/wp-content/uploads/2010/06/Noli-me-tangere.mp3 A mí me gusta y me trae muchos recuerdos)

Es un encuentro delicioso, gozoso, amoroso.


Está situado en el huerto: en un huerto Adán y Eva se encontraron por vez primera; en un huerto-jardín el Amado y la esposa del Cantar de los cantares se buscan y se encuentran. Y aquí, en un huerto, Jesús resucitado y María se encuentran, como símbolo nupcial: es Cristo y la Iglesia, su Esposa, por tanto, Cristo y cada uno de nosotros.

Todo este encuentro, descrito por san Juan, tiene como trasfondo el libro del Cantar de los cantares. 

Entonces me he acordado de que bastantes veces, al predicar los Ejercicios espirituales, una de las meditaciones de la 4ª semana -alegrarse con el gozo del Señor resucitado y demandar gracia- que introducía era este encuentro.



La traigo aquí, esperando que os situéis imaginando la escena, pidiendo gracia, participando del amor de este encuentro que responde al deseo del corazón.

****

La Gloria de Dios entra una vez más en la historia: un ángel les anuncia: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. HA RESUCITADO.

    El lugar, un huerto de olivos y un sepulcro excavado en la roca. Mirad las caras de las mujeres, una serena alegría las invade. 
¡Ahora lo entienden todo! 
¡El Señor está vivo! 
¡Aquél a quien ama está vivo! 
Sentid interiormente el gozo por este anuncio. Cristo vive.

    San Juan narra la conmovedora escena del encuentro con María Magdalena. Ella llora, "se han llevado el cuerpo del Señor y no sé dónde lo han puesto". Cegada completamente, no piensa lo absurdo de su propuesta: ¿un traslado de cadáver? Pero el amor de María -¿será el nuestro?- supera la lógica, pues el amor tiene una lógica interna distinta. Si te lo has llevado tú, dime dónde lo has puesto y yo me lo llevaré. ¿Puedes acaso con un cadáver? ¿Puedes acaso con el Cuerpo de Jesús?

    Aquí se produce el encuentro: María. La voz es inconfundble en Jesucristo. Algo salta en lo interior de la Magdalena: Rabbuní, Maestro. El cuerpo de Cristo resucitado no está sometido ni al espacio ni al tiempo, es carne transfigurada, transida de Espíritu Santo y puede tomar diversas formas. Pero su voz es dulce. María lo reconoce, intenta abrazarle los pies, el amor se vuelca en el Amado.

    Contemplemos la escena "como si presente nos hallásemos". Miremos el rostro alegre de Cristo, su gozo interior que es gozo del Espíritu Santo. Observemos la escena, el diálogo, la mirada de María que cambia del llanto al amor que se desborda. La luz de la mañana. Cristo está vivo.

    "Si estáis alegres, miradle resucitado; que solo imaginar cómo salió del sepulcro os alegrará. Mas ¡con qué claridad y con qué hermosura, con qué majestad, qué victorioso, qué alegre! Como quien tan bien salió de la batalla adonde ha ganado un tan gran reino, que todo le quiere para vos y a Sí con él. Pues ¿es mucho que a quien tanto os da volváis una vez los ojos a mirarle?" (Sta. Teresa de Jesús, C 26,4).

17 comentarios:

  1. ¡¡¡Oh,don Javier!!!, preciosa descripción, maravilloso encuentro, su voz es dulce... Gracias, gracias, gracias.

    «Tú me has visto, María, pero no has podido retenerme. Te me has acercado, lo suficiente como para besar mis pies y ser tocada por mi mano. Tú has dicho: ¡Oh, si yo supiera cómo guardarlo, retenerlo para siempre! Si pudiera tenerlo y nunca perderlo! (Job 23,3; Ct 5,6) Tu deseo hecho realidad: cuando yo me haya ido al cielo, no verás nada, pero LO TENDRÁS TODO. A mi deseada sombra te podrás sentar, y mi fruto será dulce a tu paladar (Canto 2:3). Me tendrás plena y enteramente. ESTARÉ CERCA DE TI, EN TI; ENTRARE EN TU CORAZÓN, plenamente Salvador, enteramente Cristo, en toda mi plenitud, Dios y el hombre, por la fuerza prodigiosa de mi cuerpo y mi sangre». John Henry Newman.

    Cristo nuestra Pascua, está Resucitado.¡Aleluya!. Felicidades a todos.

    ResponderEliminar
  2. "La luz de la mañana. Cristo está vivo"
    Me he emocionado dos veces. Una, con el evangelio de hoy. ¡¡¡MARAVILLOSO!!! Otra, con esta preciosa entrada. Gracias D. Javier, todo es para estar gozosos.

    ¡Si yo pudiese, como ella, reconocer su voz! ¡Qué alegría se llevó ella y qué alegría me llevaría yo!
    Debemos estar muy, muy alegres porque el Señor está entre nosotros.

    Feliz día de Pascua para todos.

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que nos llega de Dios nos suena a musica celestial, que bonita entrada, que efecto a nuestro propio espiritu...Yo aqui, en el campo donde vivo, agradesco el canto de los pajarillos que ponen la nota musical a tu entrada Javier.(perdoname si te tuteo, pero a mis amigos con cariño les hablo de tú). Tu entrada me situa en el pasaje de los cantares, estoy alli mi corazón no puede más. Mi ángel guardian me sonrie y me dice: anda tonta, recocijate, empapate de este fluir de gloria que luego en la batalla de fuera no te flaqueará la alegria.
    Y me entran ganas de gritar aleluya, aleyuya, esto no lo he vivido en tiempo pascual antes y me siento la persona más afortunada del mundo,la mas mimada, la más afortunada por ver el amor de mi amado llenando mi vida ahora.

    ResponderEliminar
  4. ! Feliz pascua a todos ! y realmente es una alegria leeros y encontraros a todos alegres ( no es para menos )
    Al hilo de lo que se comentaba ayer,por ignorancia , hasta hace poco no le daba a la liturgia la inmensa importancia que tiene .D. Javier, somos conscientes del " trabajito que le damos " , por ello, el agradecimiento es enorme . No tiene nada que ver la manera de vivir cada tiempo litúrgico desde el 2.009 en que empecé a seguir sus catequesis , porque aunque las celebraciones a las que acudas estén perfectamente celebradas, siendo esto muy importante , pierdes mucho cuando vives - como yo- en la ignorancia de los detalles, del significado . En fin, alegria inmensa por que Cristo ha resucitado y por que aquí sabemos que con su ayuda , vamos viviendo con mas conocimiento y por tanto con mas amor cada tiempo litúrgico

    Un abrazo a todos

    María M.

    ResponderEliminar
  5. Estaba María tal preocupada por lo cotidiano, lo evidente y la desesperación que portaba... que fue incapaz de mirar a la cara a Cristo resucitado.

    Cuanto se parece a nosotros. Señor, cuanto te necesitamos.

    Que Dios les bendiga a todos :)

    ResponderEliminar
  6. En el cuerpo de la entrada he incorporado el enlace al canto "noli me tangere". Tal vez os agrade y os ayude a rezar hoy.

    ResponderEliminar
  7. Releo la entrada y me marcho llena de alegría.

    Gracias, D. Javier

    ResponderEliminar
  8. Preciosa entrada de don Javier y también de los comentaristas.

    No quería perderme la Misa de ningún día de esta semana en la que ¡aún estamos celebrando la Pascua! y elegí un sitio al azar según mi conveniencia. Pero el Señor me ha sorprendido con una Misa celebrada con todos los detalles litúrgicos a los que aludió don Javier, por un sacerdote santo al que, a pesar de la sobriedad, el cariño le salía por los ojos al recitar el Canon romano. Y por las palabras de su preciosa homilía.
    No tengo ni idea quién es, pero no he podido dejar de preguntarle su nombre al sacristán. Y eso es lo que me ha dado, sólo su nombre, porque no sabía sus apellidos.
    ¡Cuánto bien nos hacen y cuánto nos ayudan los sacerdotes a los laicos, a veces sólo con celebrar la Misa!
    Qué alegría encontrar uno que cuide y viva así la liturgia.

    Y a propósito, al leer la alegría de todos hoy por aquí, he recordado que es uno de los frutos del Espíritu Santo.

    ResponderEliminar
  9. Con la alegría de la Solemnidad de la Pascua, deseo saludarte entrañablemente agradeciendo al Padre celestial el Don de su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, muerto y resucitado.

    Que el Señor Resucitado te bendiga y te haga partícipe de su Vida en abundancia.

    ResponderEliminar
  10. Sinceramente me quedé esta mañana con esta frase, "Señor, si te lo has llevado tú, dime dónde lo has puesto y yo LO BUSCARÉ", y ha estado conmigo todo el día. Y, cual es mi sorpresa que al entrar esta tarde para imprimirlo, me encuentro con el gozo de oir el canto y me doy cuenta de que le he cambiado el final. ¡Qué alegría saber que Cristo vive para poder buscarlo y como María poder LLEVARSELO!


    Verdaderamente estamos en "una Parroquia", ya hasta tenemos Coro y podemos oir la Liturgia de las Horas cantada -esto para lo que como yo cantamos como "paloma" es una delicia-.Que alegria se siente entre todos, que penas sentimos el día que no podemos acudir; cuanto se siente la oraciones de todos hacia todos; y cuanto disfrutamos con las cosas importantes que hacen algunos de nuestros amigos: cuente con nuestras oraciones Miserere mei Domini en su encuentro en Roma, nunca he ido, pero sé que gracias a este encuentro bloguero parte nuestra también estará con el Papa.

    Buen descanso D. Javier, su parroquia cada día le demanda más.

    ResponderEliminar
  11. A estas horas ya, sin comentarios. Voy a cenar y a leer.

    Me alegro de que la entrada de hoy os haya gustado, os haya servido.

    Es precioso este pasaje evangélico.

    Tal vez en verano me anime y escriba todo un retiro sobre este encuentro con citas de los Padres para sacarle todo el jugo.

    Pax. +

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado la entrada de hoy Don Javier.

    Estos días no he entrado porque no estab muy contenta y animada. Ntengo la sesación de que en mi vida no es Pacua, el seños aún no ha pasado, no me he encontrado con Él, y ahora... el leer esta entrada :(

    He pasado una Semana Santa de celebraciones que no he disfrutado, he estado muy preocupada ante la pasividad de mi sacerdote y mil cosas mas yno he disfrutado nada de la Semana Santaa. Hoy me siento como Mará Magdalena, dime donde está porque me han robado su cuerpo y necesito salir a buscarlo.

    ResponderEliminar
  13. Una vez la gente decida informarse podremos optar por una sociedad mas evolucionada. Pienso que lo más importante a tratar en el panorma nacional actual es la inmigración, pero siempre es bueno estar alerta de cualquier otro tema.

    Por cierto, magnifico blog!!

    ResponderEliminar
  14. Carolina:

    ¡Siento en el alma tu tristeza y tu decepción!

    Es verdad que cada año esperamos mucho del Triduo pascual, vivirlo intensamente, que sea siempre una actuación fuerte del Señor en nuestras vidas... y a veces, celebrándolo, resulta pobre, insignificante.

    No sé el caso concreto del sacerdote de tu parroquia; pero no lo juzgues duramente. En muchas ocasiones los sacerdotes lo pasamos muy mal, no encontramos respuesta en los fieles por más que nos entreguemos, y llegan momentos en que la "pasividad" es simplemente hastío, cansancio, poca ilusión que los propios fieles nos han provocado. No digo que tú lo hayas provocado, hablo en general de situaciones que se dan en nuestra vida en las parroquias.

    Si no estabas animada, razón de más para venir aquí, con el resto de tus hermanos, compartir, pegar cuatro gritos, pedir oraciones, leer las catequesis, etc. Estamos aquí para respaldarnos unos a otros, no lo olvides.

    Te mando un abrazo grande, grandísimo y un beso, con mi deseo de paz y de Pascua para ti.

    ResponderEliminar
  15. Con permiso P. Javier esto para Carolina
    Carolina: ánimo, no te desalientes, tal vez esa es tu tarea en la parroquia, contagiar a todos con tu alegría, tu juventud, tu amor a Cristo y su Iglesia. Todos a veces nos cansamos,pero sacúdete las sandalias y toma de nuevo el camino con mucha alegría. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  16. Carolina:

    ¿Ves como esto es una comunidad que te sostiene, que nos sostiene? María Auxiliadora se dirige a ti animándote, y muchos otros que tal vez no se atreven a escribir, también te están sosteniendo.

    Ya sabes: aquí están también hermanos tuyos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, de verdad.

    Sigo con esa sensción de faltarme algo, y creo qu ahora ya sólo puedo esperar y poner las esperanzas en Pentecostés, seguro qe el Espírtu Santo me da fuerzas.

    La situación de mi paroquia es un tanto crítica. No ha habido conexión entre el sacerdote y la parroquia, y creo que ninguna de las partes tiene la culpa. La situación es insostenible, yo soy una de sus personas de más confianza y se que el lo está pasando mal y nosotros también. Llevo dos semanas preparando una convivencia a la que sólo se han apuntado dos niños, y esto tiene mucho que ver. Yo estoy muy cansada y no aguantaré mucho esto.

    Un abrazo y gracias¡

    Unidos en la oración.

    ResponderEliminar