martes, 30 de noviembre de 2010

Para un nuevo Adviento

Al comenzar el Adviento, cada año, una y otra vez, es conveniente recordar las pautas litúrgicas y espirituales de este tiempo para vivirlo intensamente. Una catequesis debe volver una y otra vez, recordando, actualizando, profundizando.


El Adviento presenta una doble dimensión que hemos de tener en cuenta para vivirlo:


"El tiempo de Adviento tiene una doble índole: es el tiempo de preparación para las solemnidades de Navidad, en las que se conmemora la primera venida del Hijo de Dios a los hombres, y es a la vez el tiempo en el que por este recuerdo se dirigen las mentes hacia la expectación de la segunda venida de Cristo al fin de los tiempos. Por estas dos razones el Adviento se nos manifiesta como tiempo de una expectación piadosa y alegre" (Calendario romano, n. 39):
  • Hasta el 16 de diciembre inclusive, la mirada es escatológica: el final de los tiempos y es la espera piadosa y alegre de la parusía, del retorno del Señor pero en gloria y majestad. Las lecturas, las oraciones y los cantos deben mirar más a esta dimensión final. El prefacio (el I y el III, que son los que se cantan estos días) recuerda la venida gloriosa del Señor y los tiempos últimos.
  • A partir del 17 de diciembre, toda la liturgia del Adviento, en sus ferias mayores, se centra en la preparación inmediata a la Navidad, a la primera venida del Hijo del hombre en el seno virginal de Santa María. Cambia la perspectiva, el tono de las oraciones es más "navideño" y mariano, la clave de todo son los evangelios de esas ferias mayores. Los prefacios, II y IV, los que se reservan para estos días, destacan la centralidad de la Virgen María y la inminente llegada del Señor.
Las características litúrgicas de este tiempo tienden a alimentar nuestra esperanza, con alegría, pero con moderación, y muchos elementos se reservan para que destaquen con energía renovada en el tiempo de la santa Manifestación del Señor:

-el Gloria no se canta para entonarlo junto con los ángeles en la Misa de medianoche;
(claro, el Gloria según la letra del Gloria, no cualquier cancioncilla con la palabra "gloria");

-las flores son moderadas en el exorno, para que todo sea esplendoroso en el ciclo de Navidad; por ejemplo, la misma corona de Adviento se prepara con ramas verdes;


-las vestiduras moradas/violetas aguardan el blanco o dorado de los vestidos litúrgicos de la Navidad...

"El tiempo de Adviento comienza con las primeras Vísperas del domingo que cae el 30 de noviembre o es el más próximo a este día, y acaba antes de las primeras Vísperas de Navidad. Los domingos de este tiempo se denominan domingo I, II, III, IV de Adviento. Las ferias del 17 al 24 de diciembre, inclusive, tienen la finalidad de preparar más directamente la Navidad" (Instrucción Calendario Romano, ns. 39-42).

"En tiempo de Adviento se emplearán el órgano y los otros instrumentos musicales, y también se adornará el altar con flores, con la moderación que conviene a la índole de este tiempo, sin adelantarse a la plena alegría de la Navidad del Señor. El domingo Gaudete (III de Adviento) puede usarse el color rosado" (Caeremoniale Episcoporum, nº 236).

“El morado o violeta se emplea en el tiempo de Adviento” (IGMR 308d). “No se recita el Gloria en Adviento” (cf. IGMR 31).

Sabiendo estos rasgos generales de la liturgia y la espiritualidad podemos vivir mejor este Adviento y configurarnos con el Misterio de Cristo.


¡Sólo una cosa más!


Para la oración personal y la homilía el peso fuerte cae sobre:

-la primera lectura hasta el 16 de diciembre inclusive (el evangelio se busca a partir de la lectura semicontinua de Isaías como cumplimiento de la profecía; a partir del 17 de diciembre, el centro es el Evangelio,

-la oración colecta de cada día

-las preces de Laudes, ¡que son deliciosas!

8 comentarios:

  1. Para la oración personal y la homilía el peso fuerte cae sobre:
    -la primera lectura hasta el 16 de diciembre inclusive (el evangelio se busca a partir de la lectura semicontinua de Isaías como cumplimiento de la profecía; a partir del 17 de diciembre, el centro es el Evangelio,

    Y como muestra, en la primera lectura de hoy (san Andrés) encontramos:
    ¡Qué hermosos los pies de los que anuncian el Evangelio! »
    Es bueno dar gracias al Señor por nuestros sacerdotes que nos parten el pan de la Palabra:

    Te alabamos, Señor, porque por medio de los apóstoles nos has preparado la mesa de tu palabra:
    por ella crecemos en el conocimiento de la verdad y se acrecienta nuestro gozo.

    ¡Gracias, Señor, por los sacerdotes santos, por D. Javier , que entregando su vida nos anuncian tu Gloria!.

    ResponderEliminar
  2. Hola D. Javier: Estaré expectante. Me fijaré en los cambios de la liturgia: las preces y la primera lectura de aquí al 16 y luego del 17 al 24. El Domingo hubo la monición de la corona que comenta en otra entrada con la etiqueta adviento,me alegra mucho ir comprendiendo, aprendiendo para poder disfrutar la Venida con mayor plenitud.Navidad es una fiesta que pasa aprisa en el calendario, la encarnación es un misterio central en la comprensión del hombre, también la existencia de la Mujer, especialmente la nueva Eva y la confesión-purificación antes de la venida para que me encuentre limpio y me vaya con Él a su Reino reviste de una fuerza especial para dejar atrás un año lleno de heridas, logros, objetivos cumplidos, aspectos pulidos, nuevos retos junto a Él, es decir, con todos.

    ResponderEliminar
  3. Me sumo al coro:
    ¡Gracias, Señor, por los sacerdotes santos, por D. Javier , que entregando su vida nos anuncian tu Gloria!.

    ResponderEliminar
  4. Me ayuda mucho el post de hoy. Muchas gracias.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  5. "¡Qué hermoso es ver correr sobre los montes al mensajero que trae buenas noticias! Sin embargo, no todos han creído en el Evangelio".

    Gracias D. Javier. Cada día estoy más contenta con sus textos.

    ¡Gracias, Señor, por D. Javier y por todos los sacerdotes que son buenos y quieren ser santos para amarTE por siempre!

    ResponderEliminar
  6. Me doy cuenta que su amiga se sabe la lección divinamente, (que viene de divino, de celestial, de glorioso), pero se va a tener que hacer la cera y quitarse la barba.

    ResponderEliminar
  7. Por favor:

    cuidado que uno es vanidoso, el orgullo una tentación constante... y aquí están vds. afirmando una santidad personal que desmentirían muchos que me conocen.

    Sacerdote sí; santo... ¡¡espero serlo!!

    (Y gracias por las palabras de apoyo).

    ResponderEliminar
  8. la corona al adorador perpetuo: www.reinoeucaristico.com

    ResponderEliminar