sábado, 6 de noviembre de 2010

Nuestros mártires españoles del siglo XX

6 de noviembre: memoria obligatoria en la liturgia de los mártires españoles de la persecución religiosa del siglo XX.

A todos se les podría aplicar estas palabras de Juan Pablo II:

"Ninguno de los religiosos de la comunidad de Daimiel se había mezclado en cuestiones políticas. No obstante, en el clima del momento histórico que les había tocado vivir, también ellos se vieron arrastrados por la tempestad de persecución religiosa, dando generosamente su sangre, fieles a su condición de religiosos, y émulos, en pleno siglo veinte, del heroísmo de los primeros mártires de la Iglesia" (Homilía, 1-octubre-1989).

No estaban en una trinchera disparando; ninguno hizo mal: desde 1931 hasta 1939 se desató una persecución religiosa que buscaba exterminar a la Iglesia en España. Los mártires no estaban mezclados en ideologías, ni armas, ni revoluciones: obispos y sacerdotes, jóvenes seminaristas o novicios, religiosos y religiosas, monjas de clausura, seglares por el mero hecho de ser miembros de la Adoración Nocturna, o de la Acción Católica... No; no eran víctimas de la guerra civil, sino mártires de una persecución religiosa desatada años antes de la guerra de 1936.
 
"Ellos no murieron por una ideología, sino que entregaron libremente su vida por Alguien que ya había muerto antes por ellos. Así devolvieron a Cristo el don que de él habían recibido" (Juan Pablo II, Homilía, 7-marzo-1999).

Conmueve conocer los relatos de su vida y su martirio y ver sus fotos; Alfa y Omega (¡magnífico semanario!) ha dedicado mucho a los mártires, especialmente cuando se celebraba su beatificación o canonización; por ejemplo en mayo de 1998,  o marzo de 1999, asi como en 2007, cuando fueron beatificados 498 mártires, que son aliento para la santidad.


No antepusieron nada al amor de Cristo; ninguno negó a Cristo; y todos murieron perdonando a sus verdugos. ¡Gigantes de la fe!

Paul Claudel cantó la gloria de estos mártires porque con razón podemos sentirnos orgullosos de ellos:

"En esta hora de tu crucifixión, Santa España, en este día, hermana España, que es el tuyo,
Con los ojos llenos de entusiasmo y de lágrimas, yo te envío mi admiración y mi amor.
Cuando todos los cobardes traicionaban, tú, una vez más, no aceptabas la traición.
Igual que en los tiempos de Pelayo y del Cid, con la fe impulsas la espada.
Ha llegado el momento de escoger y de liberar el alma.
Ha llegado el momento de mirar cara a cara la propuesta infame.
Ha llegado el momento al fin de mostrar el color de la sangre.
Muchos creen que llegarán al cielo por su propio pie por un camino fácil y agradable.
Pero, de golpe, he aquí la cuestión planteada, he aquí la consumación y el martirio.
Se nos pone el cielo y el infierno en la mano y tenemos sólo cuarenta segundos para elegir.
¡Cuarenta segundos es demasiado! Hermana España, Santa España, tú ya has elegido.
Once obispos, dieciséis mil sacerdotes masacrados y ni una sola apostasía.
Ah, ojalá yo pudiera dar, como tú, en voz alta, en el esplendor de mediodía, un claro testimonio".

5 comentarios:

  1. Hola D.Javier.

    ¡Giagantes de la Fe!, tengo el libro de D. Antonio Montero Moreno, digan lo que digan,fue tal como dice usted, sin fusiles, sin ideas políticas, sin bobadas anacrónicas, sin rencor, sin apostasía, con la Verdad, perdonando. Persecución diabólica contra la Iglesia realizada por los hijos de las tienieblas, dirigida por los laicistas, ejecutada muchas veces por miserables ignorantes y sádicos malvados. Empezaré a leer ese semanario "alfa y omega".

    ResponderEliminar
  2. NIP (¡ que no R.I.P.!):

    ¡Cuántas veces no tendremos que aclarar esto: mártires por odium fide, sin metralletas ni fusiles ni trincheras ni combatientes...! Simplemente, eran católicos. La mentalidad imperante los quiere presentar como caídos en combate de un bando. Pero jamás combatieron más que con el amor, la oración y la expiación.

    "Alfa y Omega" -que se incluye en el diario ABC los jueves- es a mi gusto un magnífico semanario. Vale mucho leerlo y difundirlo porque informa bien y orienta con doctrina sanísima así como las perspectivas y horizontes que abre en los temas que trata.

    No se arrepentirá de leerlo.

    ResponderEliminar
  3. D. Javier, ¿me puede decir en qué obra de Claudel puedo encontrar el texto que ha publicado? Me gustaría mucho poderlo leer entero.
    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  4. Es un librito pequeño y maravilloso:

    Paul Claudel, A los mártires españoles, en Encuentro Ediciones.

    ResponderEliminar