lunes, 6 de mayo de 2013

La presentación del Evangelio

La nueva evangelización, que es una gran necesidad, pide odres nuevos para el vino nuevo. Esto no quiere significar anular lo que existe y edificar desde cero, sino una adecuación de muchas pastorales y acciones parroquiales que respondan de verdad a un impulso evangelizador y rechacen claramente cualquier lenguaje o actitud secularizadora que se haya infiltrado.


La nueva evangelización es una inmensa y urgente llamada a la conversión anunciando que Jesucristo es el Señor y Salvador que murió en la cruz y resucitó dándonos vida. La nueva evangelización despierta y provoca, impacta y fascina, porque muestra, simplemente, a Jesucristo.

Entonces se inicia un acompañamiento y una iniciación a la fe mediante la catequesis y la formación, para que la doctrina evangélica tome forma en la existencia de cada uno, con una incidencia personal auténtica.

"Creer en Jesús, en último término, significa creer en Dios, amarle y servirle, como el propio Jesucristo, y esperar la vida eterna como vida verdadera y definitiva, deseándola positivamente, poniendo en ella nuestro corazón y comenzando ya desde ahora a practicarla en la adoración y el ejercicio de la caridad. Éste es el contenido de los últimos capítulos de Juan y de las enseñanzas de san Pablo. Este vivir la vida terrena desde la verdad de la vida eterna, poseída ya por la fe, la esperanza y el amor, es el carácter esencial del cristiano, ésta es la verdadera novedad del cristianismo, la diferencia fundamental entre cristianos y no cristianos, el origen de la fuerza renovadora del cristianismo y el origen de todas las demás diferencias" (SEBASTIÁN, F., Evangelizar, Encuentro, Madrid 2010, pp. 68-69).

Todo cuanto se haga en una parroquia debe tender a este fin. La pastoral es la forma de la Iglesia, sus acciones, para ofrecer este centro del cristianismo, mostrar su vida, y acompañar en el crecimiento de la vida cristiana.

¿Realmente en nuestras parroquias y comunidades hay un compromiso y una conciencia claramente evangelizadora? ¿O una rutina pastoral, repitiendo lo mismo sin fuego ni pasión, asegurando sólo unos mínimos?

"La presentación del Evangelio de Jesús tiene que producir en los oyentes una verdadera crisis de conversión. Crisis que es juicio sobre la vida anterior, la vida sometida a las tinieblas de este mundo, esa vida normal que malgastamos dejándonos absorber y dominar por las cosas y los afanes de este mundo en vez de vivir para Dios y para sus obras. Y con la crisis el cambio de vida, el abandono de la vida dominada por los intereses y los usos de este mundo y la programación de una vida nueva, centrada en el amor de Dios y en el cumplimiento de su voluntad con amor y confianza" (Ibíd., p. 69).

La pastoral, como tal, provoca una crisis de crecimiento, un discernimiento y juicio sobre la propia vida. Posee fuerza porque muestra a Jesucristo confrontado con la propia existencia. Por ello no ahorra esfuerzos, y ofrece recursos formativos suficientes para cualquier grupo o asociación; implanta catequesis de distintos niveles, comenzando por los adultos, con itinerarios formativos, además de retiros, escuela de catequistas, homilía diaria bien preparada, etc.

"Si somos sinceros tendremos que reconocer que son pocas las actividades pastorales que buscan realmente esta conversión de los oyentes.

La catequesis, la preparación para los sacramentos del bautismo, de la confirmación y del matrimonio, y muy especialmente el proceso entero de la Iniciación Cristiana, tendrían que estar centradas muy claramente en este objetivo como algo esencial, y deberían desarrollarse de tal manera que pudieran alcanzarlo con cierta normalidad.

¿Dónde, si no, podremos preparar poco a poco, y con la ayuda del Señor, una comunidad de cristianos convencidos y convertidos?

Con frecuencia nos conformamos, y nos engañamos a nosotros mismos, proponiéndonos objetivos más inmediatos, más superficiales, menos exigentes; "catequesis de primera comunión", "catequesis de confirmación", "cursillo prematrimonial". Nos olvidamos de que la vida cristiana comienza con la conversión personal, o bien damos por supuesto que esta conversión quedó hecha anteriormente. Una Iglesia de cristianos no convertidos es una Iglesia hueca, una Iglesia fictica, una apariencia de Iglesia" (Ibíd., p. 69).

Es una materia muy amplia, y pide una reflexión seria de todos, y una toma de conciencia también, porque gastamos energías pastorales en un pan que no sacia en vez del pan vivo del Evangelio para todos, de la evangelización.


11 comentarios:

  1. Simplemente, una oración.

    Juicio y cambios sobre la propia vida:

    Jesús a Marta: Quitad la piedra del sepulcro... si no, ¿cómo podrá salir Lázaro?

    -Jesús, purifica mi corazón para que pueda entrar tu Espíritu y puedas manifestarte.

    - Que todos te conozcan y te amen.

    En oración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SIL:

      No se me había ocurrido la interpretación de la piedra del sepulcro, y es preciosa. ¡¡¡Quitemos obstáculos!!!

      Un abrazo inmenso y sincero

      Eliminar
  2. Ayer primera comunión de Luis; padres bautizados “simplemente”. Lo más probable es que hayamos celebrado su primera y última comunión, salvo paréntesis “fiesta de confirmación”, momento en el que Luis decidirá ¿Sobre qué? Es urgente evangelizar a la familia en la parroquia sin necesidad de su integración en este o en aquel “grupo”, pues nadie trasmite lo que no tiene.

    Evangelizar a la familia, porque convertirse significa volver a pensar, poner en discusión el propio y el común-social modo de vivir y, en una cultura adversa como la nuestra, la familia es el lugar naturalmente apropiado para esta puesta en discusión. La familia deja una huella imborrable y, a pesar del sistemático ataque, sigue siendo junto a la amistad lo más valorado en las encuestas. Un gran pastor de la Iglesia dijo: el mensaje cristiano es en realidad muy simple, hablemos de Dios y del hombre.

    Excelente reflexión que debería realizar también todo católico respecto a sus actividades de apostolado, evangelización, formación..., individuales o de grupo: “Si somos sinceros tendremos que reconocer que son pocas las actividades pastorales que buscan realmente esta conversión de los oyentes”.

    En oración ¡Qué Dios les bendiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia María:

      ¿qué decirle, si no puedo discutir?

      Saludos

      Eliminar
  3. Es urgente que la evangelización empiece por nosotros mismos. A partir de ahí todo está rodado. Uno no puede convertirse y no decírselo por lo menos a alguien más. Alabado sea DIOS.
    Sigo rezando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio Sebastián:

      Es verdad que primero hemos de ser evangelizados. Pero si esperamos una evangelización plena en nosotros... jamás saldremos a anunciar nada a los demás, porque hasta la vida eterna no habrá acabado Dios su obra en nosotros.

      Las dos tareas -evangelizarse y evangelizar- van muy simultáneas.

      Saludos

      Eliminar
    2. jajajaja, pues claro Padre, tengo para mi que son dos cosas perfectamente compatibles. Eso nunca lo he puesto en duda. Pero tengo para mi que hay que empezar por lo que hay que empezar. Me da por pensar que es pura retroalimentación. Para mi es obvio, que eso de evangelizar a los demás sin que tenga efectos en uno mismo es imposible. Pero intuyo que evangelizar a otros, sin que la prioridad primordial sea la conversión personal, no sé si podría funcionar muy bien, y no sé si serviría para mucho, pero aunque no sirviera para mucho y sirviera para poco, habría que hacerlo. Alabado sea DIOS.
      Muchas gracias por sus saludos, para mi es algo valioso. Una vez más muchas gracias por todo, Padre.
      Sigo rezando.

      Eliminar
  4. Una Iglesia de cristianos no convertidos es una Iglesia hueca, una Iglesia fictica, una apariencia de Iglesia"…

    La conversión es cambio de vida, fruto del encuentro con Cristo, que nos lleva a ver la vida centrada en El, toda una gracia de Dios otorgada por los méritos de la redención de Cristo que murió en la cruz para reconciliarnos con el Padre. La conversión es esencial para ser discípulos de Cristo.
    Quizás por eso me gusta tanto el miércoles de ceniza: “Conviértete y cree en el Evangelio”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la colmena:

      Convertirse debe explicarse en dos direcciones: 1) una gran conversión, es decir, un giro radical cuando uno se encuentra con Cristo... y 2) la conversión diaria, pequeña, cotidiana, de quienes ya lo amamos pero no acabamos de amarlo bien.

      ¿Te gusta el miércoles de ceniza? A mí me impresiona, me deja huella mucho tiempo, pero gustarme, lo que se dice gustarme, la Santa Vigilia pascual (y claro, la Misa crismal también, que será mi tesis doctoral)

      Eliminar
  5. Buenos días don Javier. Más bien creo que hay una rutina pastoral, repitiendo lo mismo y los mínimos que nos lleva a buscar saciarnos de ese Pan, Fuego y Agua del Espíritu Santo en Comunidades como ésta de su cálido Blog para avivar el fuego de la evangelización, no quedarnos en tibios niveles de Primera Comunión de cumplimiento y adentrarnos en la Confirmación diaria de nuestra fuerza vital que contagie y evangelice. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xtobefree:

      Yo percibo igualmente una cierta "rutina pastoral", muy ortodoxa en sus contenidos, gracias a Dios, pero rutina al fin y al cabo. Creemos vivir en país cristiano cuando toda Europa es territorio de pura misión.

      El Espíritu Santo, que nos selló en la Confirmación, ojalá nos vaya despertando a todos.

      Un abrazo.

      Eliminar