domingo, 11 de septiembre de 2011

Plegaria a Cristo (ternura del alma enamorada)

Me apropio de esta plegaria que compuso una religiosa de vida activa que se dirigió conmigo.

¡Cuánta santidad hay en la Iglesia!

Está escondida, discreta; porque la santidad, perfección de la caridad, no es un metal que resuena ni unos platillos que aturden. Pero cuando se abre el alma y se ve la interioridad sincera, se revela cuánta santidad concreta, conviviendo con nosotros, hay en nuestra Iglesia. ¡Eso la hace grande, bendito Misterio de la Iglesia!

Oremos pues y digamos a Cristo:

"¿Dónde te escondes, Señor,
dónde tienes tu morada?

Te buscan estos mis ojos,
pero no logran ver nada.
Quieren tocarte mis manos,
pero quedan defraudadas.
Mis oídos nunca escuchan
tu voz dulce y delicada.

No puedo poner un ósculo
en tus dos manos llagadas,
ni tampoco de tus pies
puedo besar las pisadas.

¿De qué color son tus ojos?
¡Ay, quién viera tu mirada!
¿Qué timbre tiene tu voz?
¡Si pudiera yo escucharla!
¿Qué forma tienen tus manos?
¡Si pudiera yo tocarlas!
¿Cómo es toda tu persona?
¡Quién pudiera contemplarla!

¿Por qué te escondes así,
dejando a mi pobre alma
en esta ausencia de Ti
que acabará por matarla?

Ya sé que vives, mi Dios,
en mí como en propia casa.
No vives lejos, no, no,
en mí tienes tu morada.
Gracias por todo, Señor.
Llévame contigo, ¡anda!


Qué ternura hay en un alma enamorada de Cristo.

Deseo que esta plegaria se vaya también haciendo nuestra... porque la santidad es un gran Deseo de Cristo.

8 comentarios:

  1. Buenos días don Javier. Me encantan los dos últimos versos pues un alma enamorada de Cristo es un alma profundamente agradecida.

    ¡Qué Dios les bendiga!

    ResponderEliminar
  2. Solo silencio...Ha llorado mi alma...
    ¡Muchas gracias!
    Dios les bendiga!!!

    ResponderEliminar
  3. D. Javier, de nuevo entre todos ustedes. ¡Qué alegría!
    Me encuentro con un bello poema de un alma verdaderamente enamorada de Dios. ¡Qué suerte tiene el Señor con algunas almas!

    Muchas gracias por todo y un saludo inmenso.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado la oracion....siempre lleva al agradecimiento.....asi quisera vivir siempre Agradecida!

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué hermosa es el alma enamorada de Jesús! Y cuánto más hermoso ha de ser Él que las enamora de esta manera tan total!
    Feliz semana a todos.
    Dios le guarde, Don Javier.
    :)

    ResponderEliminar
  6. He encontrado esta oración con otro autor, misionero en Alasca, en 1975 ¿será posible?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Madrid:

      ¡Puede ser!

      Entendí, cuando me lo dio la religiosa, o por la forma de decirlo, que la había compuesto ella. Tal vez lo entendí mal y la había copiado devotamente de otro sitio o de otro autor.

      Eliminar