domingo, 13 de marzo de 2011

Canto litúrgico durante la Cuaresma

El canto en la Cuaresma tiene sus modalidades propias, y no se puede nunca cantar cualquier cosa en la liturgia con tal de cantar. El Directorio Canto y música en la celebración ofrece una visión panorámica que cualquier coro litúrgico debe, simplemente, adoptar y realizar, sin falsas creatividades.

"Son tan ricos y característicos los textos de este tiempo preparatorio de la Pascua que difícilmente pueden sustituirse por otros. Lo importante es musicalizarlos debidamente o saber escoger los cantos más acertados.

Merecen especial atención como días clave los domingos, pero también los viernes de Cuaresma y el miércoles de ceniza con que se abre.


No se debe usar música instrumental durante las celebraciones litúrgicas –misa y oficio especialmente- si no es para sostener el canto. Se permiten el 4º domingo (“Laetare”), solemnidades y fiestas.


El canto de entrada ha de hacer captar desde el principio de la Misa que estamos en domingo cuaresmal.
El primer domingo de Cuaresma se podría empezar con las letanías de los Santos para entrar en el ejercicio cuaresmal y como signo del bautismo, pues la invocación de los santos nos evoca la que se hace en la renovación de las promesas en la Vigilia pascual.

En los domingos de Cuaresma no se sustituye el salmo responsorial por otros cantos penitenciales.

El aleluya no se canta ni se dice en Cuaresma, incluidas solemnidades y fiestas. Al ser sustituido por una breve aclamación, se hace ver que estamos en camino hacia la Pascua en que se volverá a entonar el Aleluya.


Para utilidad de los fieles, en lugar del símbolo niceno-constantinopolitano, la profesión de fe se puede hacer, especialmente en el tiempo de Cuaresma y en la Cincuentena pascual, con el símbolo llamado de los apóstoles. Es más breve proporcionalmente se centra más en el misterio pascual: pasión, muerte y resurrección.


La oración de los fieles se podría resaltar cantando la respuesta, que bien puede ser “Kyrie eleison”.


Cántese el prefacio propio de cada domingo, cuando los hay, como en el ciclo A.
La tercera aclamación, “Por tu cruz y resurrección nos has salvado, Señor”, podría cantarse todos los domingos de Cuaresma como algo característico, después de la consagración.


La bendición solemne, propia de Cuaresma. También puede cantarse. [Con la 3ª edición del Misal, en su versión latina, en cada Misa su propia Oración sobre el pueblo y luego la bendición en lugar de la posibilidad de usar la bendición solemne trimembre].


El canto final sería preferible omitirlo, especialmente en este tiempo, como un signo más de la austeridad cuaresmal. Si se canta, que sea especialmente breve y adecuado remitiendo siempre al itinerario pascual.


El “Attende Domine” es típico y modélico como canto cuaresmal. El olvidarlo sería una pérdida.


Los cantos que enfatizan la pasión y muerte de Cristo deben usarse con casi exclusividad en la última semana, la 5ª del tiempo de Cuaresma. El prefacio I de la Pasión del Señor, se dice en las ferias de esta semana".
(Directorio Canto y Música, n. 213).
Resaltemos entonces:
  • Canto de las Letanías los santos al iniciar la Misa del domingo I de Cuaresma (los santos nos acompañan y rezan en nuestra peregrinación cuaresmal)
  • Importancia de cantar el "Señor, ten piedad" en el acto penitencial, sin introducir ningún canto pseudo-penitencial
  • El canto del salmo responsorial (Evidentemente, pero por si acaso, siempre hay que recordarlo)
  • Una breve aclamación antes del Evangelio
  • Cantar "Kyrie éleison" o "Señor ten piedad" como oración de los fieles
  • Silencio durante la preparación de las ofrendas
  • Silencio al final de la Misa cuando los ministros se retiran
  • Cantos que hablen del desierto, cuaresma, conversión hasta la IV semana de Cuaresma; sólo a partir de la V semana cantos que hablen de la pasión, de la cruz... Esto es una orientación; tampoco estaría mal de vez en cuando algún canto de Cruz.
En el Cantoral litúrgico Nacional hay realmente cantos muy apropiados para el sentido espiritual y teológico de la Cuaresma:

"Nos has llamado al desierto, Señor de la libertad, y está el corazón abierto a la luz de tu verdad. Subimos con esperanza la escalada cuaresmal..."

"Cruzando el inmenso desierto, peregrina el pueblo de Dios... Por ti, patria esperada, encuentra ligera su cruz..."

"Ved la cruz de salvación donde Dios nos dio la vida, precio de la redención de la humanidad caída..."


Son cantos realmente espirituales y a la vez, evangelizadores del Misterio.

5 comentarios:

  1. Se queda silencioso el blog los domingos, don Javier.

    Yo soy muy amante de la música litúrgica y le doy mucha importancia, aunque, -mea culpa- no forme parte de ningún coro parroquial.
    Envidio otros paises como Alemania, etc donde está más presente en las celebraciones y se cultiva mucho más. Los fieles asisten con sus libros y van leyendo la letra y cantando, no sólo lo hace el coro, cosa que, pienso que sería lo ideal: que haya un coro que ensaye más y que arrastre a cantar a toda la asamblea.

    Y por supuesto, que sean unos cantos idóneos para ese tiempo litúrgico y celebración concreta.

    Realmente me entristece que por regla general aquí en España se cuide y se participe tan poco en los cantos litúrgicos.

    El pasado miércoles de ceniza, en la imposición de la misma, el celebrante entonó un conocido salmo. Se cantó una estrofa por un grupo de personas y se acabó. Como había una larga cola, una mujer valiente entonó espontáneamente un par de cantos, y apenas nadie la siguió. Luego en la comunión entonó el conocido "Cerca de Ti, Señor" y también se quedó sola.
    Pero me llenó de admiración que ante una iglesia grande y llena de gente, no se arredró y siguió cantando sola, con una dicción clara y una bonita voz que creo que todos disfrutamos.

    ResponderEliminar
  2. Aprendiz:

    Tiene razón en lo de los cantos. Especialmente en que el coro debería arrastrar a toda la asamblea, así como que los cantos sean apropiados...

    Sábados y domingos siempre bajan los números: menos personas. Pero normalmente lunes y martes aumentan y se ve que algunos amigos se ponen al día en catequesis pasadas.

    ResponderEliminar
  3. Que riqueza tiene la Litugia verdad?
    Me encanta pasar por aqui y aprender tanto...Buena semana!

    ResponderEliminar
  4. Gosspi:

    Le agradezco profundamente sus palabras.

    A una vocación docente, y con un blog cuyo fin es enseñar (formar, catequizar), nada mejor que leer que "aquí se aprende tanto"... ¡¡Gracias!!

    ResponderEliminar
  5. Es primera vez que entro en esta pàgina. Què bueno que se dedique a la enseñanza de la liturgia de la iglesia catòlica. La mùsica religiosa es muy conmovedora y escucharla con una voz linda es algo bueno, a veces me ha tocado escuchar a personas que no cantan bien y es algo desagradable al oido, sin embargo no sè si a Dios le desagrade. ¡què bueno que todos pudieramos hacerlo bien! pero si no mejor es callar y orar en silencio.
    Es mi humilde opiniòn.

    ResponderEliminar